miércoles, 30 de enero de 2008

Miente que algo queda

Gabriela, autora del magnífico blog http://am-israel-jai.blogspot.com/, dejó un comentario en la siguiente dirección: http://elrejunteil.wordpress.com/2008/01/29/una-vision-global :

Hace poco Bush anduvo de gira “turística” por Medio Oriente.
Se le escaparon unas cuantas mentiras para quedar bien con los enemigos de Israel, mentiras tras mentiras que se van perpetuando en el tiempo como verdades, no por nada Goebbels decía “miente, miente que algo queda”.
Bush habló de “la vergüenza que implican los territorios ocupados por Israel”, desconociendo una verdad histórica. Más allá de su cara de piedra, porque ÉL tiene un ejercito de ocupación en Irak donde desembarcó sin motivos aparentes con mentiras acerca de armamentos químicos y biológicos que nunca aparecieron.
Israel retiene ciertos territorios desde 1967 para ejercer su derecho de autodefensa, luego de un ataque simultáneo de los poderosos ejércitos de Egipto, Jordania, Irak y Siria superiores en poderío pero no así en estrategia con lo que Israel resultó victorioso. Esos territorios que ahora se encuentran en disputa con los musulmanes, retenidos por Israel en 1967 no pertenecían a nadie en realidad. Judea, Samaria y el Este de Jerusalem eran territorios neutrales que se apoderaron los jordanos luego de 1948 hasta junio de 1967. Nadie le reconoció a Jordania la soberanía de esos territorios excepto por Gran Bretaña y Pakistán. Hasta ese momento no existía ninguna entidad “palestina” que reclamara esos territorios, porque el “pueblo palestino como tal NO EXISTE”. Los musulmanes que vivían en esos territorios hasta 1967 se autodenominaban a sí mismos “la Provincia Siria” porque dependían administrativamente de Damasco.
Hay cientos de resoluciones de la ONU que hablan de los pedidos de creación del Estado de Israel anteriores a 1947. Las resoluciones que hablan de la creación de “un estado palestino” corresponden a las cercanías del año 2000 (te invito a que googlees al respecto). El invento de un “Estado y Pueblo Palestinos” surge de la mente de Yasser Arafat en 1964 cuando creó la “Organización para la Liberación de Palestina”. En su momento su idea no era solamente borrar del mapa a Israel, su idea era dominar todo el territorio que alguna vez fue el Mandato Británico en Palestina y que en teoría había sido prometido como Hogar Nacional Judío.
Sus aspiraciones bajaron un poco de nivel cuando el Rey Houssein de Jordania en 1970 eliminó de un pestañeo mediante el asesinato a casi 200000 personas en lo que se conoció como “Septiembre Negro” echando a la OLP y a su líder Arafat de Jordania. Nadie se rompe las vestiduras en duelo cuando los árabes se matan entre si. Nadie llora ni se acuerdan de esos crímenes de lesa humanidad cometidos por el Rey Houssein y por los Jordanos. Pero la muerte de un solo terrorista asesino en manos no musulmanas genera cataratas de información que se repiten cada cinco minutos bombardeando las mentes, generando víctimas y mártires falsos e induciendo y sugestionando a la población mundial a tomar partido y sentir pena por el terrorista asesino.
La entidad “palestina” surge con fuerza luego de la Guerra de los Seis Días en que Israel resulta victorioso (a decir de Jorge Luís Borges en un poema, “Israel”, que escribió en su libro Elogio de la Sombra en 1969), “hermoso como un león al mediodía”.
Zuheir Muhsein, fallecido jefe del Departamento Militar de la OLP y miembro de su Consejo Ejecutivo declaró al diario holandés Trouw en marzo de 1977: “El pueblo palestino no existe, la creación de un estado palestino tiene únicamente la finalidad de continuar nuestra lucha contra el Estado de Israel para preservar nuestra unidad árabe… Únicamente por razones tácticas y políticas hablamos hoy de la existencia de un pueblo palestino… para contrarrestar al sionismo”.
Nos exigen, nos exigen y nos exigen pero nadie da nada a cambio. Ya desde hace décadas estamos liberando terroristas con sangre judía en sus manos para que liberen a Jonathan Pollard (con su cautiverio empezó esa costumbre), un agente de la CIA que brindó información vital a Israel para su seguridad que correspondía que Israel recibiera y se la estaban escondiendo. Israel cumplió con todos los requerimientos, Jonathan se declaró culpable (sin serlo) y pidió sinceras disculpas. Hace un cuarto de siglo que cumple la pena de cadena perpetua, se pagaron en distintas oportunidades diferentes precios tras la promesa de su liberación y los norteamericanos incumplieron sus compromisos. Quien más se benefició por esos precios que pagó Israel fue Bill Clinton, que nos traicionó en innumerables oportunidades.
Israel a pedido de Estados Unidos viene liberando árabes asesinos de sus cárceles. La idea es demostrar buena voluntad en las negociaciones de Paz. También cumpliendo con esos pedidos nos hemos retirado del Sur del Líbano (lo que hizo que miles de cristianos libaneses tuvieran que exiliarse para no ser asesinados por los musulmanes terroristas de Hezballah), nos retiramos de Gaza (dejando a miles de judíos sin hogar, sin trabajo, con cientos de familias rotas por divorcios, cientos de suicidios y personas con problemas de depresión, un tremendo incremento de la tasa de fallecidos entre esas personas por problemas cardíacos, etc.) y que se logró. Todo lo contrario a lo esperado.
Tanto el Sur del Líbano como Gaza se convirtieron en plataformas de lanzamiento de cohetes kassam y katyusha hacia Israel. Hace poco dos muchachos que transitaban una carretera fueron asesinados por personal de la policía palestina, a quienes Israel entregó también siguiendo con los pedidos yanquis de “buena voluntad” armamentos para que puedan “poner orden” en la “autonomía que ¿gobiernan?”.
A tres días de la visita de Bush a Medio Oriente, se lo vio a Abbas, nuestro “interlocutor moderado para la Paz” en una conferencia de prensa.
http://rotter.net/User_files/forum/478b87af080d27b8.jpg
http://bokertov.typepad.com/btb/images/2008/01/15/plo_mtg_0108_w_plo_emblem.jpg
Detrás de Abbas hay un mapa de Israel donde el Estado de Israel no existe. En su lugar hay un territorio musulmán llamado Palestina. Lo que te da la pauta que nuestro “interlocutor para la Paz” tiene hacia su pueblo un discurso donde incita a eliminar a los judíos del mapa (en ese aspecto hay que reconocer que Ahmadinejad de Irán es más sincero), pero para la “gilada” para los “buenudos ingenuos” de Occidente, habla de “Dos estados para dos pueblos”.
La única motivación que lo llevó a Abbas a participar de la Conferencia de Paz de Annapolis no fue lograr acuerdos con los judíos. De hecho que declaró públicamente que no reconocía a Israel como un estado judío sino como “un territorio donde vivían también judíos”. Abbas fue a Annapolis porque era la única forma de conseguir que la Unión Europea le suministrara 5600 millones de dólares en dádivas.
El día que los musulmanes decidan bajar sus armas se van a terminar el 95% de los focos de guerra en el mundo (tal vez ese día sea un buen comienzo para la llegada del Mesías), si algún día los judíos, o más precisamente Israel que nos representa, decidieran bajar las armas que utilizan para ejercer el derecho de autodefensa, sería su suicidio colectivo, desapareceríamos en el acto Israel y los judíos.
Esa es la triste realidad, aunque duela asumirla.
Lo único comparable a la falta de palabra de los USA es su falta de inteligencia. Siento decir esto sobre quien es el supuesto mayor aliado de Israel pero es la realidad. Nunca han sido de fiar porque actúan a golpe de encuesta y popularidad y te venden en el momento en que vean peligrar la poltrona. No eran de fiar cuando no bombardearon los campos de la muerte ni los ferrocarriles que conducían a ellos y no son de fiar ahora. Israel debe defenderse solo, por encima de idiotas externos o internos.