lunes, 19 de noviembre de 2007

El Eje del Mal VI

La Estrategia de la Deslegitimación del Estado Judío (Parte 5)
Daniel Maoz
(daniel.maoz101@yahoo.com)

Introducción
En esta, mi ultima nota de investigación acerca de las diferentes estrategias que implementa el "eje del mal" contra el Estado de Israel y su sociedad.
Presentare, quizás, aquella estrategia que mayor polémica presenta, pero que, sin dudas, sus resultados son nebulosos, poco claros, e incluso convincentes para aquellos que no poseen información.
El objetivo a largo plazo de aquellos que han impuesto el odio como política es idéntica a la guerra de desgaste de los terroristas suicidas: cohetes y misiles y los secuestros de ciudadanos y soldados israelíes. La destrucción de Israel por todos los medios, incluso algunos de ellos, aceptados por la "comunidad internacional" como aquellas máximas entendidas en el marco de lo "políticamente correcto".
Este artículo intentará presentar, explicar y demostrar que la amenaza que pesa sobre el Estado de Israel no pasa sólo a través de las armas, sino también de las palabras y la diplomacia. Esta estrategia es la punta de lanza del eje Irán-Hamas, Hizballah y la Jihad Internacional (denominada popularmente "Al Qaeda")
Tres premisas de partida resultan necesarias para hacer frente a la amenaza existencial:

1- Aceptación racional que reza acerca de la legitimidad de existencia del Estado de Israel como Estado Judío.

2- El Estado de Israel debe gozar de buenas relaciones con la sociedad internacional en general, y con las comunidades judías en particular.

3- El Estado Judío surge en determinada constelación internacional a través de una votación de la comunidad internacional

La conclusión de estas tres premisas, teniendo en cuenta la amenaza actual, necesita de una estrategia común a ser implementada por la Diáspora Judía y el Estado de Israel: aunar fuerzas, comprender las amenazas y enfrentarlas

Desarrollo
Una peligrosa combinación de hechos en el terreno sufre Israel: la letal doctrina del régimen iraní, expresada en decenas de oportunidades en los últimos años, y el desarrollo de armamento nuclear por parte del mismo. Pero las reiteradas declaraciones del presidente iraní, Mahmud Ahjmadinejad, acerca la necesidad de "borrar al estado sionista del mapa", puede abrir más de una posibilidad, más allá del potencial peligro de uso de armamento atómico contra el Estado Judío. Si bien un artefacto nuclear, o varios de ellos, no logran la destrucción de un estado, la política de deslegitimación del eje del mal genera un peligro de índole existencial para Israel. Justamente, debido a que la amenaza de una bomba es visible, puede observarse, sentirse y medirse, tiende el ser humano a obviar las amenazas subliminales, aquellas que se ocultan detrás de conceptos, informaciones, fotografías.

"La Política de la Implosión"
La coalición de Deslegitimación del estado de Israel pone en peligro la existencia misma del Estado Judío. Esta coalición presenta diferentes y variados actores. Los actores principales son el fundamentalismo islámico, sunita (Hamas) y chiíta (Irán-Hizballah). El punto que esta en juego para ellos, que intentan demostrar como un mal generado a la humanidad, es el carácter judío del Estado de Israel. Es decir, no es la política de defensa de Israel la que es criticada, sino su mera existencia. Esto puede ser definido como "deslegitimación básica". Los fundamentos mismos del estado del pueblo judío son el objetivo a destruir.
El fenómeno de la implosión habla de la necesidad de generar la destrucción de Israel "desde adentro", es decir, no una fuerza militar será la que ponga fin a la existencia de Israel (ni siquiera un arma nuclear), sino la falta de legitimidad que caracterice la existencia de Israel en ojos de la sociedad israelí, de los pueblos de la región, las comunidades judías en el exterior y, por ultimo, la comunidad internacional.
La "coalición de deslegitimación del Estado de Israel" [1] (o más claramente "Antisionismo") está compuesta por embajadores o funcionario iraníes en diversos países, especialmente en Europa, América Latina, África y Lejano Oriente, grupos de "izquierda-fascista", intelectuales del mismo orden, que se proclaman abierta o sutilmente por la desaparición del Estado de Israel. Ejemplos de esta extraña unión ideológica entre "izquierdas" locales y un régimen totalitario como el régimen iraní, han sido revelados ante los ojos de las comunidades judías especialmente durante la guerra de Líbano, aunque se la puede apreciar desde el comienzo de la campaña de terrorismo contra la población civil israelí (denominada "intifada") desde el año 2000.
Esto nos lleva a entender la concepción del eje del mal y definirla en una sola frase: La concepción israelí de fortaleza nacional (democracia, sistema de vida libre, superioridad militar notable frente a ejércitos de países) es entendida como el punto de debilidad que conllevara a la destrucción de Israel (estrategias de desgaste ya presentadas como terror suicida, secuestros, misiles-morteros y propaganda que se transforma en "Deslegitimación Básica" del estado judío).

La Debilidad de la Democracia
La concepción teológica del "eje del mal" claramente contrapone el beneficio del carácter democrático-occidental del Estado Judío. Esta doctrina de pensamientos se refiere al carácter democrático de Israel como el elemento de debilidad que traerá su destrucción. Las discusiones publicas respecto a diferentes temas centrales en la sociedad israelí, como guerra de Líbano, concesiones territoriales, etc., son interpretadas en dicha teología como el talon de Aquiles que debe ser explotado (en doble sentido, claro) por los actores del eje. Las referencias del líder de Hizballah, Hassan Nassrallah, en diversas oportunidades especialmente desde el año 2000, hablan del fin del Estado Judío, justamente, generado desde su propio carácter democrático. La teoría de Nassrallah "telaraña de arañas", esbozada y propagada desde el 25 de Mayo de 2000 en la aldea sur libanesa Bint Jbeil, se concentra en la debilidad de la democracia israelí que demostró no estar dispuesta al esfuerzo y sacrificio de sus soldados en el sur libanés y opto por la retirada incondicional y unilateral, luego de 18 años de guerra de desgaste, terror y guerrillas del Hizballah. Es decir, la presión de la sociedad israelí sobre los lideres del país, dada las bajas de soldados en los combates del sur del Líbano (cerca de 30 soldados israelíes por año, excepto el año 1997), generó que por primera vez en la historia del país, un grupo terrorista consiguió el primero de sus objetivos, la retirada de Tzahal del sur libanés bajo fuego [2]. Esta discurso de Nassrallah volvió a repetirse decenas de veces hasta el año 2006, habiéndose convertido en punta de lanza para organizaciones fundamentalistas en vastas regiones, como Hamas, Jihad Islámica y Al Qaeda.
Para contraponer esta conceptualizacion del argumento sobre las debilidades de la democracia israelí, el punto más fuerte es el siguiente, incluso, genial desde el punto de vista del dictador iraní y sus aliados: la presión internacional sobre el Estado de Israel, ante la falta de solución del conflicto palestino-israelí, debería traer la verdadera solución al mismo. Dicha presión "moral" exigiría a Israel la anexión de millones de palestinos de la Autoridad Palestina (Gaza y Judea-Samaria o la Margen Occidental del Jordán). Elecciones democráticas "desde el mar al mar" (desde el Mar Muerto al Mar Mediterráneo") pondrían fin al carácter Judío del Estado de Israel. Aquí resulta necesario recordar el sueño del líder palestino "moderado" Yasser Arafat, quien se negó una y otra vez a la solución de "dos estados para dos pueblos".
El racional del "estado binacional", o fin del sueño judío de independencia nacional como cualquier otro pueblo, es, incluso y para sorpresa de muchos, apoyado por ciertos sectores judíos en el exterior e israelíes, quienes en nombre de la libertad y los derechos humanos hablan del fin de la legitima existencia del Estado Judío.
Estos argumentos nos llevan, pues, al concepto esgrimido anteriormente, "básica deslegitimación" del Estado de Israel. Los moderados palestinos de hoy día, es decir, el actual presidente Mahmud Abbas y sus lideres, hablan de la imposibilidad palestina de reconocer la legitima existencia de Israel como Estado Judío. Quizás, un aspecto semántico para algunos. Para otros, el mensaje que reza que la exigencia de "estado binacional" es una aspiración de la cúpula palestina moderada.
Por esta razón, el dictador iraní habla de "la caída del régimen sionista" como explicación a su doctrina de "borrar a Israel del mapa". Es decir, la explicación aceptada por ciertos sectores de la izquierda europea y Naciones Unidas se centra en un "conflicto político" entre el líder iraní e Israel. Estos líderes de derechos humanos, por supuesto, no se centran en la doctrina de odio y el disfraz de "lucha política" que impone el dictador de los Ayatollas iraníes….
En palabras del presidente iraní: "Todo aquel que es un ciudadano palestino, ya sea cristiano, judío o musulmán, deberá decidir en un referendo libre. Los habitantes de Palestina votaran quienes serán sus lideres y cual será el carácter del gobierno" (entrevista magazine Time, 16 de Diciembre de 2006).

Negación del Holocausto
He aquí la principal herramienta de la dictadura iraní y sus aliados en deslegitimar la existencia de Israel.

La concepción básica del fundamentalismo islámico parte de dos premisas:

1- El pueblo judío no tiene derecho histórico de poseer soberanía en Israel.

2- La causa del nacimiento de Israel se centra en la necesidad colonial de imponer una "cabeza de puente" en Medio Oriente, llamada Israel. Quizás, la causa de la necesidad europea de implantar un Estado Judío en Israel es intentar limpiar los exabruptos europeos contra los judíos (No se habla de Holocausto).

Ambas premisas tienen sus raíces bien grabadas en los sistemas educativos de sus respectivas sociedades. No en vano, el líder palestino Yasser Arafat se expreso públicamente en el mes de Agosto de 2000 diciendo que los judíos nunca construyeron sus dos templos en Jerusalén. Es decir, la relación judíos-Israel no pasa por un carril histórico .

Conclusión
La teoría de la Deslegitimación Básica de Israel se centra en los siguientes aspectos centrales:
Estrategias de combate asimétricas o no-convencionales (Martirio, Secuestro, Misiles-Cohetes-Mortero)
Estrategia de Propaganda que pone fin a la visión de legitimidad de existencia del estado de Israel como Estado Judío
Negación del Holocausto (que para aquellos que niegan la conexión milenaria del pueblo judío con la Tierra de Israel, erosionan la "conexión moral")
Imposición de una solución "binacional" (prevenir de Israel conseguir la solución en el marco de "dos pueblos, dos estados, ya aceptada por Israel en Noviembre de 1947 y rechazada desde entonces por el eje extremista árabe-islámico, a diferencia del Rey Abadía y su nieto, el Rey Hussein en el caso jordano y el Presidente Sadat en el caso de Egipto)
Imposibilidad de retiradas unilaterales de Israel para asegurar la existencia de un estado judío democrático que no anexe a 4 millones de palestinos (debido a que visión de retirada unilateral y su implementación genera una realidad en el terreno muy clara: la creación de entidades semi-estatales fundamentalistas islámicas que sirven de base de terror)
El objetivo del "eje del mal" iranio-sirio-hamas-hizballah y la jihad internacional es claro: Impedir que Israel logre una victoria militar decisiva en el campo de batalla a través de la utilización de herramientas no convencionales y a-simétricas. De esta manera, la capacidad militar israelí no podrá ponerse a mismo nivel del cohete primitivo o del secuestro de un soldado. La habilidad de la red del mal radica en conseguir que la fuerza militar de Israel no pueda expresarse en el campo de combate.
Desde el punto de vista de Israel, el mismo hecho de haber luchado frente al terrorismo suicida combatiéndolo desde Abril de 2002 y la decisión de responder ante el secuestro de Hizballah en Julio de 2006 dejaron en claro que Israel esta dispuesta a poner en riesgo la vida de sus ciudadanos y soldados para enfrentar este peligro existencial llamado "eje del mal". Mas allá de los errores de la guerra del pasado año, debemos interiorizar el hecho que aquel eje del mal entendió que la "debilidad" de la sociedad israelí tiene fin cuando ella entiende que se trata de una lucha por su mismísima existencia. Es en este momento, cuando la fortaleza de la sociedad democrática se pone de relieve y contiene al eje del mal. Deberíamos agregar, que justamente aquella "debilidad moral" (resaltada por Nassrallah y sus similares) de Israel en sus dilemas de lucha frente al terrorismo suicida y misilistico escondido en escuelas, mezquitas, aldeas y hospitales, ha superado con creces el desafío moral de defenderse del arrebato del eje del mal..

Daniel Maoz

www.porisrael.org

[1] Acerca de la estrategia de deslegitimar a la existencia del Estado de Israel, leer dos de los numerosos artículos en las siguientes páginas de institutos de investigación israelíes, en inglés:

http://reut-institute.org/Publication.aspx?PublicationId=361

[2] Para aquel que este interesado en conocer, justamente, las causas de por que el terrorismo puede y es vencido por la democracia israelí, puede acceder a mi articulo "Puede un Ejercito Convencional Derrotar al Terrorismo", situado en la siguiente dirección: http://www.hadar.org.ar (Información desde Israel) o en­:
http://www.hagshama.org.il/es/recursos/view.asp?id=2213

Gracias a la publicación de este artículo por Dori Lustron en http://porisrael.org/