lunes, 24 de septiembre de 2007

El Eje del Mal III

El Martirio, un Arma de Alcance Estratègico
¿Puede Derrotar a una Sociedad Democrática?
Daniel Maoz

Debemos inculcar la idea de la jihad en el alma de nuestros hijos todo el tiempo. Jihad es un mandamiento religioso, asi, Muhammad, mi hermoso niño, demostrò todo su amor, a travès del jihad y el martirio" (Umm Nidal, madre de Muhammad Farhat, jòven de 18 años, al periòdico londinense Al Sharq el Awsat, luego de que su hijo cometiera un atentado de martirio, el cual fueron asesinados 10 civiles israelìes, marzo 2002)

Introducción
El terrorismo suicida se convirtió en el arma estratégica mas importante del eje del mal. El daño que causa influye más allá de la cantidad de muertos que causa. Israel, por su parte, comprendió, quizás de manera tardía, que un suicida solitario que se infiltra en Israel, representa, de hecho, una amenaza a la existencia del país. La capacidad cuantitava de las organizaciones terroristas de enviar terroristas suicidas dentro de Israel con el objetivo de asesinar israelíes, genera implicancias de largo alcance: heridos, daños materiales y económicos, retraso económico, suspensión del turismo, daños psicológicos y sobre todo, genera el equivocado pensamiento del lado israelí que la lucha contra el terrorismo es no-ganable. Error. Años más tarde, Israel se recompondría y el cambio de concepción de seguridad permitió poner fin a la amenaza existencial que representa el terrorismo suicida. Este cambio sucedió, lamentablemente, luego de que cientos de ciudadanos israelíes pagaron con sus vidas.

¿Por qué Israel derrotó al terrorismo suicida?

Desarrollo
Prontamente, el eje del mal entendió que los efectos del terrorismo suicida tienen alcance estratégico. Es posible paralizar a la sociedad israelí a través de la explosión de hombres bomba en lugares públicos. Piénsenlo así: si los israelíes ponen guardias de seguridad en cada autobús de línea, algo que virtualmente sucedería con el correr de los años, el solitario terrorista suicida podría explotarse en cualquier otro sitio donde se aglomera una cantidad de civiles. Si Israel planta guardias de seguridad en el ingreso de discotecas, por qué no explotarse en la cola de la entrada, se pregunto el joven xxxxxxx, de la ciudad de Ramallah. De ésta manera, asesinaría a 23 jóvenes israelíes en la entrada a la discoteca Dolfinarium de la playa de Tel Aviv. La sensaciòn que intentaban generar los lideres del eje, incluyendo al presidente palestino, Yasser Arafat, es que "un millón de mártires marcharán contra el enemigo sionista". Cuando Arafat entonaba esta estrofa en el balcón del palacio de gobierno de la AP frente a miles de manifestantes, la distancia hacia un atentado suicida se acortaba.
Todos los grupos terroristas palestinos utilizaron la técnica del martirio, incluido, el Fataj del campo "laico" palestino. El primer grupo terrorista en utilizar el "martirio" en las ciudades israelíes, carentes de toda defensa física que frene al terrorista palestino, fue Hamàs. Desde 1993, mas precisamente desde el mes de Abril de aquel año, Hamàs utilizó este camino en más de cien veces. La Jihad Islámica Palestina, grupo netamente militar controlado por la cúpula de Irán y cuyas comandancias políticas-militares se encuentran en Damasco, sigue esta trágica lista. El Fataj, los Comités de Resistencia y Hizballah Palestina se cuentan entre las organizaciones que también hicieron detonar terroristas en las calles israelíes.
El terrorismo, tradicionalmente, no fue considerado una amenaza a la existencia de Israel. Sin embargo, ya en enero de 1995, luego del doble atentado suicida en el cruce de caminos de Beith Lid, en el cual murieron 22 soldados israelíes mientras esperaban el autobús, el mismo Primer Ministro de Israel, Yitzhak Rabin, definió al terrorismo suicida como "una amenaza estratégica a la existencia de Israel".
Desde 1993 hasta el comienzo de la segunda "intifada" (o campaña planificada de terrorismo suicida contra la población civil israelí) la población civil israelí sufriría 27 atentados suicidas, los cuales sumarian el asesinato de 169 israelíes y heridas a 1206. El 90 % de ellos, civil. El punto débil de Israel había sido descifrado. La sociedad civil israelí estaba en peligro. Si el terror genera semejante daño, el país se paraliza, no viaja, no compra, llora, se escapa, no va al cine, al shopping, a la universidad, no viaja en autobús, no hay turismo, se cae la economía.
Pero la segunda ola de terror suicida sería aún, difícil de creer, mas trágica. Desde el lanzamiento de la campaña planificada de terrorismo contra la sociedad israelí por parte del presidente palestino Yasser Arafat y las organizaciones del eje del mal, bajo influencia central del régimen iraní y sirio, Israel atravesaría la peor época de su historia.
Entre Septiembre de 2000 y Septiembre de 2007, bajo el marco de la "intifada", el eje del mal llevaría a cabo la suma sin precedentes de 148 atentados suicidas.
Si en ésta época se produjeron 25680 atentados de todo tipo contra Israel y su población civil (reitero: 25.680), tan sólo 148 de semejante número fue terror suicida en las calles israelíes, apuntado directamente contra población civil. Es decir, menos del 0.5 % del terror empleado contra Israel. Las bajas israelíes como consecuencia del terror suicida desde Septiembre de 2000 se ubican en el trágico número de 721, entre los 1157 muertos israelíes en el marco de la intifada. Es decir, el terror suicida, cuyo porcentaje representa tan "sólo" menos del 0.5 % del terrorismo contra la sociedad civil israelí, ha producido el 60 % de las victimas civiles israelíes.
El arma del hombre bomba es conocida como "el arma de los pobres" y el terrorista que se explota, es considerado un "pobre sin recursos ni educación".
Estas dos premisas son, fácticamente, incorrectas desde el vamos. Como dice un ex vice director del servicio de seguridad interno de Israel, "hace años que no existe perfil del hombre bomba, cualquiera puede cumplir esa función. Los hechos indican que la mayoría no son ni pobres ni ignorantes. Al contrario, la educación secundaria y universitaria los podría caracterizar...".
El terror suicida cuenta con un " circulo", que está compuesto por aquellos que están involucrados en la utilización de este recurso, que tanto daño ha causado a Israel.
El terrorista suicida u hombre bomba, es, probablemente, el elemento menos importante en este circulo. Israel supo identificar quienes son los actores del círculo del terror. Entre ellos:

1- El líder "espiritual" de una organización terrorista. Sin este personaje, no hay Fatwa, o permiso religioso para cometer "martirio".

2- El líder "político", hoy día, incluso, ya son primer ministro o canciller: se trata de quien plantea la estrategia de la organización terrorista.

3- El departamento operativo. El mismo se encarga del diseño de la estrategia operativa, selección de los objetivos, planificador del atentado, método a utilizar.

4- El encargado financiero de la organización: aquél que recauda fondos en las mezquitas en el exterior de Israel y la Autoridad Palestina, y especialmente, de los regimenes que apoyan al terror, como Irán y Siria.

5- La familia del terrorista suicida, quienes, en decenas de ocasiones, fomentaron el camino del martirio.

6- El transportador del terrorista suicida, muchas veces, árabe israelí.

7- Ahora sí, por ultimo, el solitario que lleva la bomba en forma de cinturón, escondida en un bolso o guitarra, etc.

El liderazgo del eje del mal comprendió que el terrorismo suicida, o martirio, genera los siguientes efectos en la sociedad democrática de Israel:

1- Muertos y heridos. Es muy difícil frenar un atentado suicida una vez el terrorista cruzó la "frontera" entre Israel y la Autoridad Palestina (esa barrera de contención del terror suicida comenzaría, lentamente, a ser construida por la democracia israelí desde mediados de 2003, es decir, 10 años después de producido el primer atentado suicida contra la población civil israelí).

2- Graves daños materiales, como destrucción física de autobuses, restaurantes, discotecas, cafeterías, cines, estaciones de buses y demás.

3- Alta cobertura de los medios de comunicación

4- Influencia psicológica directa en la sociedad israelí: imágenes de destrucción en las calles israelíes como motivadores de pánico generalizado en la sociedad.

5- Paralización del país

6- Copia del modelo del martirio por parte de otras organizaciones terroristas

Israel Derrotó al Terrorismo Suicida
El punto de inflexión del uso del método del terror suicida fue, incluso, simbólico. Quizás, justamente, por el grado de simbolismo, Israel haría un cambio de 180 grados en su política de lucha contra el terrorismo suicida.
El 30 de Marzo de 2002 se produciría uno de los atentados mas graves en la historia de Israel. Un hombre bomba, un bolso de espalda, 15 kg de explosivos y la clásica celebración de Pesaj en el hotel Park de la mediterránea ciudad de Netanya. El costo seria 32 civiles israelíes asesinados, 129 heridos, todos ellos, mientras celebraban la "fiesta de la libertad", Pesaj.
Resulta incluso frustrante, pero fue ese el momento que generó que Israel se libere de viejas concepciones que le impedían luchar contra el terrorismo de manera activa. La defensa frente a la lucha contra el terror, se transformaría en una defensa activa, ofensiva. El chip israelí cambió a partir de entonces, la decisión política fue ir en busca del terror suicida, no con guardias de seguridad en las entradas de shoppings u hoteles, escuelas o autobuses, sino a través de los medios militares y de inteligencia con los que cuenta el país. ¿Donde?, ¿Donde está el terror?. El terror es invisible, contesta uno, el otro agrega, "es una batalla perdida".
El terror seria fácilmente ubicable. Sólo hacía falta coraje, decisión y un largo respiro.
Los Cuarteles del Terror : El terror se busca en su escondite. ¡No en el autobús!
Hasta fines de marzo de 2002, Israel tenia como premisa de seguridad no ingresar en territorios autónomos palestinos, bajo el control total de Yasser Arafat. El temor a la critica internacional, el daño a la imagen de Israel, el temor a las bajas civiles palestinas en caso de ingresar en territorios autónomos, sumado al temor por las bajas de soldados en operaciones de este tipo, paralizaron a Israel. Pero esta "concepción" israelí se mostró equivocada: es posible luchar frente al terror en sus mismos escondites, decían los jóvenes comandantes de las fuerzas de tierra de Tzahal.
Así fue como, luego del trágico mes de Marzo de 2002, en el cual fueron ferozmente asesinados 149 civiles israelíes en 21 atentados suicidas, Israel cambió el chip.
La operación "muro defensivo" tenia un racional muy claro: "ingresar a toda zona bajo control de la AP, buscar al terror, desmantelar laboratorios de explosivos, capturar documentos que prueben el terror suicida fomentado por la cúpula de la AP, y salir. Cuando poseamos información exacta de inteligencia acerca de la ubicación de cualquiera de los miembros del circulo del terror, ingresamos, actuamos y salimos" [1]. El temor de ingresar en los campamentos de refugiados palestinos y en las comandancias de la Autoridad Palestina quedó en el pasado. La operación trajo frutos que hasta el día de hoy, Septiembre de 2007, Israel disfruta. En el plano táctico, a corto plazo, Israel capturaría a mas de 100 terroristas suicidas en apenas 3 semana de acciones militares más allá de la frontera de Israel. Además, toneladas de documentos que prueban el involucramiento de Arafat en el terror contra civiles israelíes, desmantelamiento de la infraestructura de Hamàs, Jihad Islámica y Fataj en la AP y la captura de cientos de terroristas de dichas organizaciones, quien proveerían información acerca de las mismas, cuyo valor no tiene precio.
En el plano estratégico, el éxito de la operación reside en el cambio de concepción de la cúpula política y militar de Israel : es posible derrotar al terror, necesitamos una política ofensiva. La mentalidad de buscar al terrorismo en sus escondites y no esperarlo en las estaciones de buses en Tel Aviv o Jerusalén, tiene su origen en el "muro defensivo", Abril 2002.

Los resultados se revelarían con claridad, pasados los años:

Si entre Septiembre de 2000 hasta Diciembre de 2000 hubo 4 atentados suicidas,

Si en el año 2001 hubo 35 (!!) atentados suicidas,

Si en el año 2002 hubo 61 (!!) atentados suicidas,

Si en el año 2003 hubo 26 (!!) atentados suicidas,

Ya en el 2004 advertimos el comienzo del triunfo israelí frente al martirio:

2004 : 15 atentados suicidas

2005 : 6 atentados suicidas

2006 : 3 atentados suicidas y 2007...un sólo atentado suicida.

Israel venció al terrorismo suicida. La concepción ofensiva, la cerca de seguridad que se construye, aunque sin estar finalizada, desde mediados de 2003, la ampliación de las fuentes de inteligencia y la captura de terroristas todas los días en los territorios autónomos palestinos influyen directamente en la capacidad de las organizaciones y países de la red del terror en cometer atentados contra Israel. En las cárceles israelíes se encuentran presos, con todos los derechos que un estado democrático debe dar a sus presos, como educación, limpieza, salud, visita de familiares, etc., 572 terroristas suicidas que sobrevivieron el acto del martirio, debido a que fueron capturados antes de tiempo. El paraíso, para ellos, todavía está lejos. Éstos son algunos de los presos que reclaman su liberación. Como si hubieran robado… una gallina.

Conclusión
Si Israel no se duerme, el fenómeno del terrorismo suicida quedará en el pasado. Una triste y difícil etapa, la cual superó con creces. Aquellos que niegan la posibilidad de derrotar al terrorismo a través de las armas con las que cuenta una democracia, se equivocaron. Plantear la imposibilidad de derrotar al terrorismo significa, invariablemente, el fin de la democracia, el triunfo del chantaje terrorista. Israel demostró, estos últimos años, que es posible y viable combatir al terrorismo a través de las armas. Y derrotarlo. Esto no significa el fin del conflicto, pero definitivamente, contiene las ambiciones destructivas del eje del mal.

Pero recordemos un punto significativo:
Vencer al terror suicida significa que el volumen de terror es tan pequeño, que no influye en la vida de la sociedad democrática, en su rutina y en sus valores.
El logro sin precedentes de haber disminuido el terror de los "mártires" de 60, como en el 2002, a "sólo" uno en lo que va del 2007 (Eilat, Enero 2007, tres muertos), es una derrota total que se atribuye Israel, sus fuerzas de defensa y la comunidad de inteligencia.
Por esta razón, desde la perspectiva del eje del mal, habrá que combinar el terror suicida con otro método de terror contra la sociedad israelí. Bienvenidos al mundo de los misiles, diría el jeque Yassin y su compañero de danzas, Hassan Nasrallah.